el día del Señor

EL DÍA DE REPOSO

Habiendo predicado los capítulos 1 al 3 de Génesis habíamos dejado de lado momentáneamente los versos 1-3 de Génesis 2, así que hoy es el día del volver a ellos pero teniendo en mente todo lo que el Señor nos ha enseñado hasta aquí, principalmente que el Señor quiere que sea renovada su imagen en nosotros es decir que cada cristiano muestre con su vida quien es Dios, así mis hermanos que esta es una bonita oportunidad de hacerlo con el día del Señor.

En génesis 2:1-3 leemos Gén 2:1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. 2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Tenemos aquí mis hermanos la primera enseñanza Bíblica del día de reposo, y es lamentable que la mayoría de los hermanos tienen muy poco conocimiento acerca de este día, y sus vidas han sido poco edificadas también por no guardar este día o por guardarlo mal de manera que se hace necesario para nuestra edificación y la gloria de Dios analizar claramente lo que la Biblia nos dice acerca de este tema hermanos, los invito entonces a que ahora nos dediquemos a estudiar lo que la Biblia dice del día del señor, y le propongo el siguiente camino a seguir.

Vamos a estudiar este tema bajo estos títulos:
1. la preparación del día del señor.
2. El mandamiento de guardar ese día.
3. el ejemplo del Señor.
4. felicidad y bendiciones de guardar el día de reposo.
5. Un caso de aplicación de la ley en el A. T.
6. Actitud de Nehemías ante el día.
7. Enseñanza del Señor Jesús.
8. ¿Cuál día debemos guardar?

Leamos Éxo 20:8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. 9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Lo primero que debemos entender es que este pasaje hace parte de lo que conocemos como los 10 mandamientos, los 10 mandamientos que Dios le dio a moisés, que fueron escritos por el dedo de Dios como dice la escritura, son mandamientos para cumplir perpetuamente, son mandamientos que nunca pierden validez, son mandamientos que aplicaban a esa época pero a la nuestra también y a las generaciones futuras, Dios dio 10 mandamientos que se conocen como la ley moral de Dios, todo pecado de una u otra forma tiene que ver con invalidar alguno de estos mandamientos.

Los cuatro primeros tienen que ver directamente con Dios, no tendrás dioses ajenos, no hacer imágenes para adorarlas, no tomar el nombre de Dios en vano, y guardar el día de reposo, luego siguen seis que tienen que ver con Dios pero también con el prójimo, honrar a padre y madre, no matar, no cometer adulterio, no robar, no hablar falso testimonio, y no codiciar.

Algunas personas piensan que estos mandamientos eran solo para el A.T. otros piensan que cuando Cristo el Señor vino ya quedaron invalidados, otros que porque somos salvos por la gracia de Dios piensan que estos mandamientos no se deben tener en cuenta, pero pensar esto es un total error; los 10 mandamientos son perpetuos, y aun los cristianos siendo salvos por la gracia de Dios deben cumplir estos 10 mandamientos para probar el poder de su salvación, todos los seres humanos están obligados a cumplir estos diez mandamientos pero en especial los cristianos, los hijos de Dios debemos esforzarnos tiernamente por cumplir su ley no para ser salvos sino como consecuencia de la obra de Dios en nuestras vidas.

Iniciemos entonces con nuestro numeral uno

1. La preparación del día del señor.

Éxo 20:8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Nos habla de la preparación del día de reposo o día del señor, tiene que haber una preparación para poder honrar a Dios.

a. Acuérdate se refiere primeramente a algo que no nos es desconocido, a los judíos no se les había dado un mandamiento expreso, uno podría decir ¿Cómo Dios le dice que se acuerden si no les ha dado el mandamiento? Bueno pues eso nos lleva a Génesis 2:1-3 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. 2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. 3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Dios les está diciendo que se acuerden porque él mismo ya había santificado este día desde la creación, dándolo como el día de descanso, Dios descanso ese día de su obra y ese era el camino a seguir de todos los seres humanos, por esa causa les llama la atención a que se acuerden. No lo olvides, no lo descuides es lo que el Señor nos está diciendo en esta parte del pasaje. El mandamiento empieza diciéndonos por nombre propio no olvides, no descuides mi día dice el Señor hermanos no olviden, no descuiden el día del señor, hay un llamado a que durante la semana tengamos en la mente que el domingo se acerca, ya viene, Dios quiere que no lo olviden mis hermanos y amigos.

Es lo mismo que nos dice en Éxo 13:3 Y Moisés dijo al pueblo: Tened memoria de este día, en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de servidumbre, pues Jehová os ha sacado de aquí con mano fuerte; por tanto, no comeréis leudado.

En este pasaje Moisés les dice a los hijos de Israel que no se olviden del día en el que Dios los saco de la esclavitud de Egipto, que lo tengan en la memoria, que lo retengan allí, porque Dios los cuido y los bendijo sacándolos de su dolor. Y es el mismo pensamiento que nos transmite en la cena del señor: 1Co 11:24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.

Así que aquí en el cuarto mandamiento Dios nos llama a poner la atención que se requiere en su día, a no olvidarlo, a tenerlo presente, a acordarse de él.

b. Pero este acuérdate va mas allá: no solo se refiere a un ejercicio mental, sino más aun a la preparación que debe tener este día, cuando Dios manda a que nos acordemos no está diciendo simplemente eso, acuérdese (a sí ya me acorde) no, sino que él está diciendo que nos acordemos para que ese acordarse nos lleve a la acción, a hacer algo, que nos lleve a guardar el día de reposo de una mejor forma. En otras palabras Dios está diciendo que pongamos la atención debida a ese día y que lo planifiquemos, acordarse se refiere a ir a la acción de planificar el día de la mejor forma que podamos para que sea guardado este día como Dios quiere y al tiempo el Señor sea honrado como se debe.

Esto es sumamente importante porque si un apersona no se acuerda del día del Señor no lo podrá guardar nunca como debe ser y cada día de reposo será un continuo pecar contra Dios que a la postre le traerá desgracia a esa persona.

Para explicarles esto voy a utilizar una ilustración del pastor Sugel michelen: supongamos que una persona muy especial para usted está de cumpleaños, hoy estamos en julio y esa persona cumple años el 1 de octubre, cuando una persona se acuerda de ese día desde ya está planeando lo que va a hacer, lo que va a comprar, es más si el día del cumpleaños es entre semana la persona con anterioridad busca el permiso para poder estar con esa persona tan especial para él.

Pero supongamos que como todavía falta tiempo, esa persona empieza a olvidarse del cumpleaños y poco a poco empieza a olvidarse de la fecha misma del 1 de octubre, entonces una persona lo llama, un cliente importante lo llama al trabajo y le dice quiero hacer negocios con usted, así que cuadremos una cita para el 1 de octubre en la mañana, y usted como ya ha olvidado la fecha especial toma esa cita, luego lo llama otro cliente importante y hace una cita para el 1 de octubre en la tarde y a medida que pasa el tiempo se llena mas y mas de cosas por hacer. ¿Qué sucederá al final? Que no podremos cumplir con ese día especial, ni hacer todas las cosas que en principio habíamos pensado. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que no nos acordamos de ese día.

Por esta razón hermanos Dios dice acuérdate del día de reposo, el Señor nos está llamando a que lo tengamos fresco en la mente, que tan importante es Dios para usted lo demuestra en la manera como se acuerda del día de reposo, mas importante que un cumpleaños es el día del señor y con todo y eso muchos dicen hoy no voy a la iglesia porque es el cumpleaños de pepito.

Así que cuando Dios dice acuérdate nos está llevando a tenerlo en la mente de una forma fresca pero también a que planifiquemos ese día si en la ilustración que les di la persona se hubiera acordado del día del cumpleaños de esa persona especial no hubiera hecho citas para ese día

Miren con migo este pasaje, Éxo 16:23 Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado a Jehová; lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana.

La sabiduría de Dios es maravillosa hermanos noten como el señor les enseña en temas de cocina a preparar su día, a acordarse del día de reposo. Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, y es el reposo consagrado a Jehová; por tanto lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo;

Que está enseñando Dios aquí hermanos lo que les vengo diciendo que debemos acordarnos de su día para poder planificarlo bien, para guardarlo bien, para no pecar contra Dios al olvidarlo yo pienso que muchos hermanos pecan en esta parte porque no planifican el día del Señor, aun los que muchas veces vienen a guardar el día del Señor lo guardan mal porque no lo han planificado bien. El mandamiento no empieza donde dice seis días trabajaras no, empieza donde dice acuérdate Dios manda a todos los hombres que se acuerden, del día de reposo aquel día donde Dios habiendo terminado toda su obra descanso de la obra de creación lo bendijo y lo santifico.

Les voy a dar unos ejemplos de los que no lo guardan bien:

1. Los estudiantes, los hijos de hermanos de la iglesia el mandamiento dice seis días trabajarás y harás toda tu obra más el séptimo es de Jehová tu Dios, de lunes a sábado nuestros hijos tienen el tiempo dado por Dios para que hagan sus estudios pro uno ve a muchos haciendo tareas el domingo, el día del señor, ¿es eso correcto? No, porque no se han acordado del día del Señor el sábado debían haber terminado sus tareas para que el domingo lo guardarán como Dios manda. El estudio no es una obra de Dios secular del colegio o la universidad es una obra nuestra, seis días trabajaras y harás toda tu obra esa no es una obra de Dios por lo tanto no es válida, el domingo es para guardarlo santo para Dios, y los padres de ellos pecan también porque no les enseñan a los hijos a guardar el día primero y segundo no velan porque ese día ya todos los asuntos de sus hijos estén terminados, y porque ellos mismos no se acuerdan del día del Señor.

2. Este es un caso típico aquí en la iglesia, muchas veces recibe uno llamadas de los hermanos los domingos diciendo “Pastor no puedo ir hoy a la iglesia porque me todo hacer tal o cual cosa” (eso está mal pero otros ni llaman) déjeme decirles hermanos que eso es pecaminoso, porque eso que me toco es muy relativo, los hermanos dicen me todo como para que uno ya no les diga nada, muchos otros nunca medien usted que piensa porque saben lo que les voy a contestar.

Hay obras de necesidad que a veces hay que hacer pero la mayoría de esas llamadas no son por obras de necesidad, sino que simplemente el hermano no se ha acordado del día del Señor y por lo tanto cree que puede excusarse en cuanta cosas se le ocurre. Pero no es así esto es pecado.

Una obra de necesidad es por ejemplo: usted el domingo está listo para ir a la iglesia, se ha acordado del día del Señor por lo tanto todo está preparado pero al salir se enferma su hijo o hija o su esposa o usted mismo y tiene que irse al hospital de urgencias (pero en verdad urgencias) bueno allí pues por la providencia de Dios no hay nada más que hacer. Esa es una verdadera necesidad.

O por ejemplo un medico que este en el culto y lo llamen de urgencia que se valla para el hospital a tratar un enfermo grave, o un policía o un militar que son llamados a cumplir con su deber o algo así, y tienen que ir a hacer obras de necesidad.

Pero resulta que su hijo está enfermo desde el día o noche anterior y usted decide ir el domingo a la urgencia, bueno hermano eso es otra cosa, usted tuvo tiempo en la noche o día anterior para llevarlo a la urgencia y no lo hizo ¿Por qué? Porque no se acordó del día del Señor y no lo planificó.

Acordarse del día del señor es tenerlo fresco en la memoria de tal manera que pueda planear todo lo concerniente a guardar el día como Dios quiere. O pastor me llego una visita y no puedo ir, en otro sermón hablare de esto pero si a usted le llega una visita ese día entonces se debe llenar mas la iglesia, esa es la forma. Si el niño tiene una tarea tremenda para el lunes tubo seis días para hacerla, no el domingo, no el día del Señor, si a usted mi hermana le falta algo para la comida del domingo tiene seis días para comprarlo, si tiene sucia la alacena tiene seis días para limpiarla, si su baño esta cochino tiene seis días para lavarlo, acuérdate nos lleva a que planeemos todo de tal manera que todo esté listo para que el domingo yo me pueda dedicar a las cosas que Dios manda en su santa palabra.

Recordemos Éxo 16:23 Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: Mañana es el santo día de reposo, el reposo consagrado a Jehová; lo que habéis de cocer, cocedlo hoy, y lo que habéis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare, guardadlo para mañana. Lo que hay que hacer hay que hacerlo en los seis días que Dios nos dio, en el séptimo no. El séptimo es para dedicarlo a otras cosas que no tienen que ver con nuestras tareas normales sino las que Dios designo para ese día.

Pero aun más maravilloso es que el señor nos dice que recordemos esta fecha, que lo tengamos fresco en la mente para que pueda ese día ser observado cómo debe ser. Para que usted le pueda sacar todo el provecho que tiene, para que Dios le pueda dar a usted todos los beneficios que trae guardar ese día como debe ser.

Hemos dicho en repetidas ocasiones que los mandamientos de Dios son para nuestro provecho y eso es así, de manera que este mandamiento no se queda por fuera de eso, todos los mandamientos de Dios son para nuestro provecho, así que debe quedarnos claro mis hermanos y amigos que el guardar el día de reposo, el acordarse de él implica que yo saldré beneficiado si me acuerdo de este día y por lo tanto lo planeo. Soy yo el que me veré beneficiado, soy yo el que creceré espiritualmente mas y mas, soy yo el que me gozare, soy yo el que disfrutaré de la presencia de mi Señor, soy yo el que tendré victoria sobre los pecados, debiera ser yo en ultimas el más interesado en acordarme del día de reposo porque al final seré yo el más beneficiado.

Otra pregunta que surge al ver el pasaje es ¿para qué debo acordarme del día de reposo? Bien el pasaje dice para santificarlo, el señor nos da una razón muy clara, la palabra santificar significa apartar algo de su uso común para uno sagrado, noten debemos apartar un día en la semana del uso común para el sagrado, el día del señor por lo tanto no es un día donde hagamos cosas comunes sino todas aquellas relacionadas con lo santo, con lo sagrado de eso es que el Señor nos dice que nos acordemos, que nos acordemos de hacer las cosas que le agradan a él, de hacer las cosas que nos edifiquen, que nos traigan consuelo, que eleven nuestras almas a Dios mismo.

Conclusión: Por un lado tengo un mandamiento que debo cumplir y por otro lado el cumplir ese mandamiento, el darle la gloria a Dios me traerá felicidad sin par. Así que por eso podemos decir que El día del Señor no es para hacer tareas, el día del Señor no es para hacer mercado, el día del Señor no es para el trabajo y ganancia personal, el día del señor no es para hacer lo que a mí se me ocurra, ni para mis antojos pecaminosos, ni para cosas comunes, el Día del Señor es para dedicarlo y consagrarlo santo al Señor…

Dios quiera hermanos que de ahora en adelante cada uno de nosotros cambiemos la actitud que tenemos con relación a este sagrado día, que nos esforcemos por acordarnos de él, para planificarlo, para prepararlo, para vivirlo de una forma que le de la gloria a Dios y al mismo tiempo nos llene de felicidad y bendición de Dios, para nosotros y para nuestras familias.
Pero hermanos debo decirles es tarea de cada uno de nosotros dedicar nuestros sentidos entre semana a acordarnos de este día, a planificarlo, a prepararlo y así llegar al domingo con la mejor disposición para adorar a Dios por todas las misericordias con las que colma nuestras vidas días tras día. Y que cuando ese día llegue no solo tengamos las intenciones de guardarlo sino que lo que hemos preparado y planificado abunde para la gloria de Dios y para nuestro crecimiento. Prepare venir desde temprano a la iglesia para que comparta con los hermanos, si la hora del culto es a las once usted debería llegar 15 o 10 minutos antes para que salude y prepare su adoración, y prepare que al salir de aquí se vaya a evangelizar, o a visitar a los enfermos, prepare también repasar el sermón con su familia o con unos amigos después del culto, puede invitar a almorzar a algún hermano y hablar del sermón, prepare un buen libro cristiano para leer o de pronto cantar con algunos hermanos alabanzas a Dios y que todo el día sea para la gloria de Dios. Pero prepare el día del Señor, acuérdate del día del señor para santificarlo dice el Dios todopoderoso.

2 comentarios:

Juan Manuel Rodriguez Leon dijo...

Cordial saludo.

Lo cual quiere decir que, cuando la Biblia dice : " Oyó Dios su gemido, y se acordó DIOS de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob.", según su argumento, a Dios se le "olvidó" el Pacto con Abraham, Isaac y Jacob?. Cuando la Biblia habla, y sobre todo en el A.T, de acordarse, no se refiere a recordar algo que estaba olvidado. En realidad es un hebraísmo, para hacer énfasis en que DIOS cumple algo que prometió. Y con respecto al día de reposo, era un énfasis, para que lo cumplieran, no que se les había olvidado. No hay evidencia antes de la Ley, que los patriarcas hubieran guardado el día de reposo.

juan pc dijo...

Gracias por el comentario

Debo decir que a Dios no se le olvidan las cosas, en eso estoy de acuerdo con usted pero al hombre si, sin embargo ese no es el énfasis que estoy dando,si lo nota se esta apuntando a descuidarlo, o a no prepararlo como se explica en el punto b

por otro lado es un error decir que "no hay evidencia de que antes de la ley" no guardara el día de reposo

por ejemplo:los 10 mandamientos se dieron en éxodo 20 y en el 16 tenemos evidencia de que ya lo guardaban, Éxo 16:26 Seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es día de reposo;en él no se hallará.

en palabras de Alan Dunn

Cuando abordamos la revelación de la ley de Dios en el Sinaí, leemos sobre la divina provisión del maná del que recibían doble porción el sexto día para que no fuese necesario recogerlo el séptimo (Éx. 16:22-30).

Es evidente que Israel era consciente del día de reposo antes de que se le diera el cuarto mandamiento. El que Dios proveyera una proporción aumentada y conservara el maná hasta el final del séptimo día, cuando este se estropeaba durante los seis días anteriores si recogían de más, debe interpretarse como el establecimiento del día de reposo consagrado al Señor

esto antes de dar la ley

o como lo dice la confesión de fe bautista de 1689

articulo 22

7. Así como es la ley de la naturaleza que, en general, una proporción de tiempo, por designio de Dios, se dedique a la adoración a Dios, así en su Palabra, por un mandamiento positivo, moral y perpetuo que obliga a todos los hombres en todas las épocas, Dios ha
señalado particularmente un día de cada siete como día de reposo, para que sea guardado santo para él;1 EL CUAL DESDE EL PRINCIPIO DEL MUNDO hasta la resurrección de Cristo fue el último día de la semana y desde la resurrección de Cristo fue cambiado al primer día de la semana, que es llamado el Día del Señor y debe ser perpetuado hasta el fin del mundo como el día de reposo cristiano, siendo abolida la observancia del último día de la semana.2
1. Gn. 2:3; Ex. 20:8-11; Mr. 2:27,28; Ap. 1:10.
2. Jn. 20:1; Hch. 2:1; 20:7; 1 Co. 16:1; Ap. 1:10; Col. 2:16,17.