LA IMPORTANCIA DE· UNA CONFESIÓN DE FE






Pastor: ROBERT P MARTIN


En   la   actualidad,   los bautistas   reformados  tienen   en  alta  estima   la  Segunda  Confesión de  Londres y muchas  de las iglesias  continúan  considerándola como su declaración oficial de fe.

El entusiasmo  que  muchos  sienten   hacia  las  grandes confesiones reformadas,  sin  embargo, no  es  compartido  por  todos.   Por desgracia,  vivimos en  una   era  que  no  tiene   en  cuenta    los credos   o  que   está   aún   en  contra   de  los  mismos,  y  que  está   marcada   por  el  relativismo existencial,  el  antiautoritarismo  y el aislacionismo histórico.

Muchos cristianos  profesantes consideran   los  credos   y  las   confesiones  de  fe  como tradiciones  humanas,   preceptos   de hombres,  meras   opiniones religiosas. Hablando acerca   de  su  tiempo,  

Horatius  Bonar   dijo:
“Cada  nueva   expresión de escepticismo, especialmente sobre  temas   religiosos, y por  parte   de hombres  nominalmente "religiosos", es  saludada como otro  bramido de esa  tormenta  que  ha de  enviar   todos   los  credos   al  fondo del  mar;   se  observa  el  flujo de  la  marea    no  por   la aparición  de  la  verdad   por  encima   de las  aguas,   sino  por  la inmersión del  dogma.   Nada  se objeta   a  cualquier  libro  o doctrina  o credo  que  deje  a los  hombres  en  libertad   de  adorar   el dios  que  quieran;  pero  a cualquier  cosa  que  determine  su  relación con  Dios, que  infiera   su responsabilidad   por  su  fe, que  implique que  Dios ha  anunciado  autoritativamente   lo que  se ha  de creer,  se objeta  con protestas  en nombre de la libertad injuriada”[1]

Nos  preguntamos   qué   diría   Bonar   hoy.  Aquellos que  defienden  a  conciencia  las  grandes confesiones  reformadas  son  considerados como anacrónicos, si no  como  enemigos de la fe y de  la Iglesia.  En  algunos círculos somos  censurados  y evitados; y si intentamos  convencer a otros   de  los  beneficios de  un  cristianismo  confesional y de  los  peligros del  latitudinarismo doctrinal,  se  nos  estigmatiza como si  estuviéramos  infectados  de  'credismo'  progresivo,  el equivalente teológico y  eclesiástico de la lepra.  

En semejante clima,  es importante  que  los que amamos  las  confesiones  reformadas  tengamos  ideas   claras   acerca   de  la  legitimidad  de  las confesiones y de sus  muchos usos  beneficiosos.





[1] Del prólogo  de Bonar a Catechisms of the Scottish Reformation, reimpreso como 'Religion without  Theology', Banner of truth, junio  1971, pág.  37.
LATITUDINARISMO http://dle.rae.es/?id=Mz9wmIY

No hay comentarios: